El reloj de arena

lunes, 31 de agosto de 2015

CONTROLANDO EL TIEMPO

En la antigüedad los marineros usaban un instrumento para poder medir la distancia de una coordenada a otra en su navegación, también en los sitios religiosos lo usaban para medir los horarios de los eventos o incluso en las casas para calcular el tiempo de cocción de las comidas. A este invento lo llamamos RELOJ DE ARENA.


Los niños de 3º de Infantil han querido experimentar con su imaginación el control del tiempo mediante un reloj de arena. Con dos botellas de plástico, papel, cinta de colores, un tapón con agujeros y arena (eso sí, de la playa donde han estado los niños en estos días) han realizado cada uno su propio reloj.

El uso que le han querido dar ha sido de lo más variado, desde usarlo para ver cuánto tiempo duraba la clase de matemáticas hasta ponerse a dar vueltas a la mesa del equipo y ver quién tardaba más.

Todos han disfrutado de su construcción y su puesta en funcionamiento y estaban deseando enseñárselo a los padres.

En estas últimas semanas del curso solo queda poner “la cuenta atrás” y animaros a controlar el tiempo con vuestros hijos a través del reloj.



Cristina Suárez

¿Aprender idiomas?

lunes, 17 de agosto de 2015

¿Por qué es importante el aprendizaje de una segunda lengua en educación infantil?

Los niños en los primeros años de su vida tienen una especial predisposición para la apropiación lingüística y el desarrollo cognitivo y socio afectivo.

Esto hace que la enseñanza y el aprendizaje de una segunda lengua se inicie tan pronto como sea posible para aprovechar el potencial intelectual del niño y la plasticidad cerebral que poseen en edades tempranas. Por ello, para conseguir este objetivo conviene comenzar el proceso cuanto antes, beneficiándonos así de las capacidades innatas que posee el niño.

Niños 0 – 5 años
Niños + 6 años
Adultos



Cerebro fortalece

conexiones de los

sonidos de las lenguas

que el niño escucha


Cerebro elimina las conexiones de otros sonidos. Nivel de

competencia más

reducido



Tienen dificultades

distinguiendo sonidos

que no están en

nuestra lengua
















El aprendizaje de una segunda lengua no sólo aporta al niño nuevas experiencias y conocimientos, sino que también lo familiariza con otro modo de pensar, propicia la creatividad, favorece un mejor desempeño de la memoria y optimiza su desarrollo e incrementará las capacidades de comunicación.

Es importante también destacar que la conveniencia de comenzar el aprendizaje de lenguas extranjeras en edades tempranas parece no cuestionarse en la actualidad, pues trabajos realizados en los últimos años han demostrado que, en la infancia, la lengua oral se adquiere con menor dificultad y mas perfección fonética que en la edad adulta y que el aprendizaje de un nuevo idioma contribuye de forma activa al desarrollo intelectual y social.




Además, la necesidad de aprender lenguas es tan evidente en nuestra era de la información que la política educativa comunitaria exhorta a los estados miembros a adelantar el aprendizaje de las lenguas extranjeras a los primeros niveles de la enseñanza.

Laura Mª Arriero

La chispa de la vida

lunes, 3 de agosto de 2015



¡Hola!

Si, a ti, el que está leyendo esta noticia del Blog de mi cole.

¿Quieres que te cuente una historia?

Pues escucha muy atento, que seguro que te va a gustar.

Me llamo Sebastián, tengo 4 años y aunque pueda parecer pequeño a los ojos de los adultos, estoy pendiente de lo que pasa a mí alrededor. Y para demostrároslo, os voy a contar una cosa que me pasó el otro día. Estaba comiendo en el comedor de mi cole, cuando me fijé que había un niño que no conocía, parecía más pequeño que yo, así que fui a preguntarle. Cuando llegué a su lado, me di cuenta de que su bandeja de comida estaba llena. ¡Pobrecito, no le gustaba la comida! Pero como soy muy mayor, pensé que tenía que ayudarle, así que me senté a su lado. Empecé a darle de comer y…. ¿sabéis que? Pues que mi amigo de 3 años empezó a comérselo todo, cucharada a cucharada, según se lo iba yo dando. ¡Qué divertido! Pensé, me lo estoy pasando pipa. Al cabo de un rato, la bandeja estaba vacía, a las profesoras les encantó la idea, y todos vinieron a felicitarme.


Así que, como me di cuenta de que ayudar a los demás es divertido, desde ese día estoy mucho más pendiente de los demás. Y por eso vi  que Roberto se había caído y se había hecho daño en el brazo, fui a decirle a la señorita que necesitaba hielo para calmar el dolor de mi compañero. Y así lo hice, y mejoró bastante.

Mis “seños” me lo han dicho muchas veces, que cuando ayudas a los demás, te sientes muy bien, pero no lo había experimentado hasta ahora. ¡Qué suerte tengo de venir a este cole! Me enseñan muchas cosas buenas y nunca se cansan de ayudarme a ser mejor.



¡Ah! Por cierto, se me había olvidado…

Mi colegio se llama Tajamar infantil.