Caridad en Navidad

viernes, 5 de diciembre de 2014

Cuando llega el mes de diciembre intentamos portarnos mejor. Como cuando viene una visita a casa, que nos preocupamos de recoger, limpiar un poco más a fondo, vestir adecuadamente. Establecer un orden. Que se pueda decir de nosotros que somos gente de bien. Gente maja, limpia, ordenada y hospitalaria. Que resulte agradable estar en nuestro hogar.

Pues eso es el mes de diciembre. ¿Por qué? ¿Quién nos visita? Nada más y nada menos que Dios. El Niño Jesús vuelve a cada hogar. A cada corazón. Y nos dice que miremos a los ojos de los que nos rodean, y a sus corazones. Personas que están tristes y cansadas de que la vida les resulte tan dura.

Las familias de infantil, entendiendo esta situación de muchos de los que más cerca tenemos, hemos puesto al servicio de Cáritas más de mil quinientos kilos de alimentos para que se distribuyan entre aquellas familias que más lo necesiten.

Ha sido muy grato ver alimentos típicos de estas fiestas navideñas, dulces que gustan a los niños. Que sus padres puedan verles esos “churretes” alrededor de la boca y puedan recibir un beso de sus hijos con sabor a chocolate.

Y si de este impulso, sacamos el propósito de que cada mes del año sea diciembre, habremos logrado que la Navidad habite en nuestro corazón.

GRACIAS A TODAS LAS FAMILIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario